Orgullo de Batman

Estuve tejiendo unas alas. Dos pares. A sabiendas y porque sabía que las iban a necesitar.

Mientras las tejía, veía lejano el día y no pensaba en mañana. Y seguía tejiendo: ve, vuela, corre, coge, salta, escribe, baila, vete, ven, abraza, ama, cásate, no te cases, haz lo que quieras, haz lo que debas, el debe lo pones tú, no los demás, no lo pongo yo.

Llegó julio del 19 más rápido de la cuenta y con más adorno del esperado. Dos en uno. Recuerdo que quería mellizos porque intuía que la trabajera de la crianza sería más rápida aunque fuera más dura. Qué lista he sido siempre.

Qué pronto ha llegado julio del 19. Del kilómetro 6 al 20, el corazón me explota como una bomba de confeti con lágrimas de alegría que riegan La Algaba de paso, que vuelan camino del Hudson y salen de los ojos de la Nuevayó.

Desde Batman al Orgullo, del fútbol a la danza, de las letras al movimiento, las sonrisas más bonitas que jamás se pintaron las he disfrutado yo. Doy mi vida por buena y me declaro una tía con suerte.

Cuánto amor, cuánta vida. 💜💚

Anuncios
Publicado en Camino, Carlos, La buena educación, Uncategorized | Etiquetado , , | 1 Comentario

Fin de curso en una escuela pública

Ha sido un año muy interesante el escolar que termina, para mí.

He podido caminar por las calles sintiendo el odio detrás de mis orejas. Pero no me han temblado las piernas como me temblaban hace un tiempo… no, no me refiero a ese temblar de cuando te vi bajar del coche, aquella vez en la puerta del cementerio [por dios, qué cosa más bonita] sino el otro, el temblar feo del miedo que meten, que no dan, los ignorantes de cualquier día, de cualquier lugar, de cualquier vida y tiempo.

He sentido tantas cosas en unos meses que podría resumir mi estado de ánimo como una sensación de terror, inquietud, sequedad en el paladar, ahogo y un pellizco en la parte izquierda del cerebro y es que cuando un problema viene por derecho, no puedes eludirlo: el iPhone plus no cabe en el clutch pa madrina que he visto en Carolina Herrera, ¿y ahora qué? ¿tengo un problema o no tengo un problema? Iguálamelo.

A veces la vida te pega duro.

(Las manos no son mías, yo no sé hacer eso ;))

 

GIF-2019-06-23-22-42-02

 

Publicado en Click, Escuela, Fin, Iracundia, Mentiras, Vida perra | Etiquetado | Deja un comentario

#PimpinelaEdu

Captura de pantalla 2018-12-01 a las 9.41.51

 

Falseando la verdad, no avanzamos. Cuestionando un derecho laboral docente… como si yo fuera ministra o algo. No, yo no hago eso. Yo lo perfilo, lo quiero bonito.

Soy maestra de Matemáticas, Infantil y Primaria, por ese orden, según han ido cambiando Órdenes, a lo largo de mis 34 años cumplidos de docencia. Eventualmente y por una serie de serendipias en defensa propia, estoy en el 5º año de función directiva que, en la escuela pública se asemeja más a un cubo que recoge la basura ajena, o a una gestora de miseria que a una directiva con personalidad, ideas claras, carácter emprendedor y profesional, que es lo que podría ser si me dejaran. Pero no me dejan. Ni por arriba, ni por abajo.

El alumnado tiene derecho a que cada dos por tres, como suele, no le falte de comer. No es un trabajo como otros. Ni este, ni los sanitarios. ¿Por qué no hay más debates en Twitter sobre albañilería? ¿O sobre los torneros y torneras fresadores? Porque NO es igual.

¿En contra de todos esos derechos? No, faltaría más. De hecho, no entiendo que los sindicatos de la hora lectiva hayan permitido que nos roben los pocos que teníamos como la formación gratis en la Universidad, por ejemplo. Yo no sentí el pataleo y es de los que más me ha cabreado junto con las ratios, el beneficio constante a la escuela privada y otros que no me quiero acordar.

  • Derecho a ir a votar en horario lectivo: ¿qué suma eso a ir a votar en horario laboral no lectivo? ¿le da más peso al voto? ¿es más cool? ¿es necesario? No sólo perjudica al alumnado, también a los demás docentes del centro y personal no docente. Son 800, ¿nos vamos todas? No, por eso la directora organiza, pero lo ve mal, impropio, inadecuado, poco estiloso. Eso es lo que siento como contribuyenta.
  • Derecho a jornadas de formación fuera del centro. ¿Y por qué no igual pero dentro? En primaria no podemos, las cinco horas son a destajo. ¿A costa de quién es? ¿Por qué no se firma este derecho obligando a la Administración a cubrir este horario? NO está cubierto. En el supuesto caso de que haya un CAR, si el CAR sustituye o los que tienen huecos sustituyen, deben abandonar a esos que dicen cada año en Inspección y en los estudios que tanto nos cabrean, que no debemos abandonar. El sindicato consigue que yo pueda salir a formarme cuatro días, pero se le olvida exigir que esos cuatro días nadie pierda porque yo me voy.
  • Derecho a irte el 27 de junio en vez del 30. Puedo decir que no como directora, pero si lo hago las consecuencias son imprevisibles y nada buenas. El sindicato olvidó algo aquí… ¿Qué tal un horario más sensato a lo largo del año para poder trabajar en las mejores condiciones? A dos días de dos meses de vacaciones, consiguen dos días más de asuntos propios y el único tiempo que hay tranquilo para informes, formación compartida, conversación pedagógica o café de ideas, se acabó. No me resulta elegante.
  • Derecho a que interinidad sea igual que haber pasado el filtro opositor en vez de pedir una carrera docente decente donde se pueda elegir de verdad a las y los mejores y los truños puedan ser obligados a cambiar o simplemente, despedidos porque no funcionan. El daño que un mal docente puede hacer a una escuela y al alumnado (menores indefensos) que le toque impide que este trabajo pueda ser considerado un trabajo más. Pero los sindicatos sólo quieren meter gente, sin fijarse en qué gente metemos ni cómo.
  • Derecho a unas condiciones laborales dignas. ¿Y esas ratios? ¿Y ese frío y ese calor? (en mi colegio ni frío ni calor, es de lujo por el contexto, ¿y los demás?).
  • What about el personal no docente? ¿Alguien se ha fijado en ellas: monitoras, limpiadoras, ocasionalmente limpiadores y monitores? ¿No? Ahm… ¿no es tu responsabilidad?

Podría seguir pero tengo trabajo. Si los sindicatos fueran los RRMM, les pediría:

  • más y mejores profesionales en la escuela pública,
  • conseguir que la privada NO siga financiándose doble y engordando a costa de la pública,
  • menos permisividad con la Administración, que se ve desde fuera,
  • menos alimentar a la docencia endeble para ganar adeptos,
  • no comprar merchandáising electoral, donar el dinero a los centros con amianto y muros que se caen,
  • conseguir un cuerpo docente único en educación obligatoria, con profesionales que hayan estudiado para ser docentes y no ingenieros de caminos o cuidadoras (suena fuerte, lo sé).
  • conseguir un horario para todo el año con posibilidad de formación en el centro y poder siquiera hablar con el de la clase de al lado en horario lectivo; igual que pa votar, pero pa mejorar
  • no me acuerdo ahora y tengo prisa, ya seguiré.

La Dirección de un centro es el único personal docente de los centros que es evaluado anualmente y no nos pasa nada. Hablas de evaluar docentes en Twitter y te llueven dardos. El sindicato amigo, antes de que hayas hecho algo mal, te echa encima a “los compañeros” para que exijan disfrutar de una hora sin alumnado (a eso suena, aunque no sea, ¿o será? …  no creo …). Afortunadamente, la mayoría no es lo que dicen que somos, pero los sindicatos necesitan un curso intensivo de Mindfulness, de estarse quietos (pero poco) y revisar lo que hacen, porque EN MI OPINIÓN y la de mucha docencia más, están haciendo el canelo. De los detalles hablaré una vez jubilada, si la salud acompaña.

Hay algo tóxico que no deja que el sistema educativo se sanee, que entre aire fresco, que salgamos del bucle, que se vayan los que no sepan o no quieran, o que los echemos, y que nos podamos dedicar de una jodida vez a lo que hemos venido a hacer: aprender a enseñar aprendiendo.

Y aquí, el origen de la conversación.

(Eso sí, ni el trabajo, ni la gente, ni mi vida, acabarán jamás con mis ganas, mi ironía y mi risa; el día que eso ocurra, tengo maneras de irme sin que se note).

Más palique sobre el tema.

Y la entrada de Jordi completa, que aunque me llame pro al final, me toca las palmas al empezar.

 

Publicado en Escuela, Glamour, La buena educación, Uncategorized | Etiquetado , , | 5 comentarios

De Novadors 2011 a EABE 2019

Una de las cosas que pueden salvar situaciones y personas es la historia. Y los papeles. Los papeles sirven, ya lo creo que sirven, díselo a Bárcenas si no.

Pero no quería yo hablar de aversiones personales, sino de la escuela pública andaluza que debemos elevar, y no precisamente a los altares.

Ya en 2011 decíamos (y me aplaudían algunos mismos que hoy me darían una colleja):

 

Y ya está. Manipular señoras de 59 no siempre es el deporte fácil que algunos y algunas creen que saben practicar. Manipular a la gente con el dinero de todos y en la nefasta situación en que nos encontramos, requiere de una conversación más larga y sentada. Y es una conversación que incluye al profesorado que dice “los pido porque si no, se lo gastarán en otra cosa o me lo robarán para sus lujos”. Ese bicho está alimentado por todos y hay que matarlo.

Nunca existieron gurusas ni guruses en los primeros años del EABE. Lo que había era gente muy potente en las redes cuando no había ni gente en las redes, ni premios al mejor soplagaitas. Y muchas maestras y maestros se negaban a escribir en Séneca mientras otros echábamos el resto en nuestras casas, cada quien porque quería y con los objetivos particulares propios, nada relacionados con el guruseodelux de ahora, que es trepa y con enfoque económico e individualista, justo lo que la escuela pública andaluza NO necesita. Que yo sepa hacer palmas con las orejas no debe tener premio, sino difusión fácil y con apoyo institucional como buena práctica. Lo demás, es pan y circo.

Se me ocurre ahora que más que premiar ocurrencias podrían penalizar despropósitos, bajaría el paro en la docencia de infantil, primaria, secundaria e Inspección, y nuestros niños y niñas estarían mejor.

Este último EABE hemos disfrutado de la presencia de Doña Sonia Gaya, y digo disfrutado porque nunca antes había venido nadie tan importante a escucharnos desde la Administración, con el valor añadido de que ella sabía de qué hablábamos, y estuvo participando, contestando a todo con criterio y base. Y como según es mi costumbre llegué la útima, la silla libre que quedaba era la más mejor en ese momento: a su lado. Agradecida por la escucha en ese momento y posteriores.

Con respecto a lo hablado en Granada y en diversos mentideros que incluyen repetidamente el porche de mi casa, la intervención desde CEP o Consejería se limitaba siempre a poner dinero, espacios y algún disgusto que otro por miedo, desconocimiento, o exceso de control. Personalmente, todo eso me sobró siempre, pero me daba que pensar que, si necesitábamos tanta tarea es porque teníamos algo que decir (y seguimos sin decirlo) que podría no gustar. Tanto docencia como Administración educativa funcionamos mal con los errores. Los tenemos en el mismo estante, con la muerte: sólo se mueren los demás.

Pero la visita de la consejera al EABE de Málaga dio lugar a un debate más que enriquecedor del que no se publicó audio, pero existe. Y en todos los EABE, en este con ella también, más otro miniEABE aljarafeño que disfrutamos hace pocos días, han salido temas sobre los que se dijeron A y ahora se dicen a chica o incluso B. Yo sé que sola no estará y que sus decisiones estarán tuneadas por equipos de ayuda y eso. Y todo, todo, muy bien. Estamos en elecciones, pero a mí me dejáis que opine lo que quiera, que para eso está el concurso de debates, para practicar.

En Granada, en el #OpenZero, se habló de nuevo de la certificación del EABE , de que pretendía ser un grupo libre, abierto y sin jefes, y que sin embargo y por ejemplo, terminamos en Úbeda siendo certificados por una entidad privada y con mucho sufrimiento de los organizadores, que la Administración no les quiso evitar. Y se habló de compromiso, de menos hablar y más hacer, sobre todo cuando haya que acarrear paquetes el día de autos. Y Jochimet escribió un comunicado, y…

Pero el EABE no pelea contra la Administración ni contra la Consejería como algunos afines quieren hacer creer para quedárselo.
El EABE lo único que tiene con la Consejería (hasta ahora, aunque me temo que con la ayuda del vecino, mi padre se llevará el cochino) son ganas de compartir, de colaborar, de contarles lo que no funciona y, llegado el caso, el EABE debe tener la libertad, autonomía y distancia suficiente con la Consejería para poder decir con total tranquilidad: ¿pero cómo libros en Infantil si queríamos quitar los de primaria?, sin que eso suponga ser castigada por contestona quien lo diga, ni salgan defensores como setas de una consejera que, por fin, no los necesita porque sabe ella solita. Ni el vídeo (no entiendo la mezcla de temas en el blog de un ex-eabero) que circula por las redes, donde la consejera habla de los materiales y los libros de texto,  aclara lo que es necesario aclarar desde hace mil: ¿la Consejería obliga como debe a sus docentes a trabajar en base a la normativa? Sí. ¿Entonces por qué paga material no necesario dándole a ojos del mundo la categoría de “guía docente”, y obviando el resto de necesidades no pagándolas como monitores para alumnado que no tiene autonomía para caminar, aulas especiales con exceso de alumnado, el refuerzo sin docentes que lo puedan llevar a cabo, etc.?

Si el EABE finalmente termina siendo de la Consejería, ¿para qué queremos el EABE si ya tenemos los CEP y la Consejería? He leído que hay que “repensar” el EABE haciendo borrón y cuenta nueva e inevitablemente, se me viene a la cabeza el repensar la primaria que (a mi modo de ver, tan legítimo como el de cualquiera, si es que nos queda talante democrático) ha sido una pérdida de tiempo y una oportunidad perdida de cambiar cosas para esta consejera, diferente a mejor, que tenemos; si de ahí colijo los cambios producidos por el repensamiento, no creo que repensar el eabe vaya a cambiar el eabe; el EABE cambiará solo porque lo cambiará la gente que va, la antigua y la nueva, poco cambia quien no va, y poco ayuda quien lo usa para asuntos personales, tergiversando información que sólo puede conocer por los típicos dimes y diretes, que son como información homeopática.

Yo pedí que no se certificara, para evitar que se convierta en más de lo mismo y pierda su identidad. Si antes no se necesitaba, ¿por qué ahora sí? Las actividades del viernes (para los que van a dichas actividades, que la mayoría pasamos la tarde saludando) siempre son aceleradas y evaluadas menos positivamente. Y para evitar que vaya la gente por el punto y por el certificado, con permiso de un día sin colegio included, es tan fácil como cambiarlo al sábado y a la mañana del domingo, teniendo el viernes por la tarde para viajar. No se pueden ir cuatro personas de un colegio el viernes por la mañana al EABE y seguir fomentando que mis derechos laborales son en detrimento de los de mi alumnado y el colegio. Esto ocurre cada día más, por cierto, con el incremento de programas y planes que no suelen llegar a casi nada y a casi nadie.

Los bolígrafos y las carpetas de EABEs-CEP últimos son un símbolo, además de un gasto tonto (sumando bolis salen maestros), como tenemos miles (sumando libros de texto salen maestros y maestras suficientes para cubrir la inclusión de calidad que necesitamos). Decir eso es imprescindible decirlo aunque te bloqueen, te lapiden, no te lleven de paseo, no salgas en la foto o te manden a galeras a remar.

Sed valientes y respetuosos. Hay que decirlo porque pasan los años y pasan los nenes… y no deben seguir pasando esos nenes y nenas sin pena ni gloria por la escuela pública andaluza. Antes teníamos la excusa del punto de partida; ahora toca pisar el acelerador, ser valientes y llegar adonde nos merecemos llegar. Y que sea prontito, pa mis nietos.

Y un poquito de nostalgia.

Publicado en Amigos, Amor del bueno, Escuela, La buena educación, Mentiras, TICs, Twitter, Uncategorized | Etiquetado , | 2 comentarios

Porque ya me he perdonado…

…puedo perdonarte a ti.

Para Javier, el padre de mis hijos, muy especialmente. A mis hijos especialmente. A mis amigos verdaderos con amor y a los que alguna vez fueron especiales por un tiempo.

Y no, no he dejado de ser feminista. Porque lo soy cada vez más y mejor, puedo permitirme el lujo de vivir cada día más en paz porque ya no necesito fingir calma, interés en cosas que no me interesan, orgasmos, ser más guapa, más lista o más joven de lo que soy, pero sobre todo ya no tengo que fingir arrobamiento descerebrado porque no me da ningún miedo que te vayas, porque yo estoy conmigo y todo lo demás son regalos y puntos extra que disfruto con intensidad.

Va por ellos pero sobre todo, va por mí.

A mis amigas, las que comprenden y sienten lo que aquí se dice y me han mandado el vídeo, y a las que todavía no lo puedan comprender y, de hecho, les cabree. Tranquilidad, no se ganó Zamora en una hora, ni aunque allí lo hagan dos años antes.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

El desgarro

“Y cuando veo que no puedo seguir soportándolo, aguanto aún un momento más y entonces sé que puedo soportar cualquier cosa…”

Karen Blixen, en Memorias de África.

(Es una película)

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Camina conmigo

“Tú respiras pa no morirte pero no porque te guste”, me dijo sin respirar.

“Camina conmigo” es una película documental sobre una comunidad budista donde practican el arte del Mindfulness. ¿Cómo podíamos vivir antes sin saber inglés?

Sin Mindfulness nunca estuvimos (rezar lo es de alguna manera y la mecedora de mi abuela Lola tenía un kit completo), es sólo que ahora se lleva y se quiere sistematizar y se venden libros y se pretende que en la escuela lo enseñemos las que somos de natural TDAH y sin complejos y eso, como las TIC o el bilingüismo, no se puede imponer sin antes tener unos cimientos medianamente sólidos. Ojo, que no estoy en contra, pero no a saco, ni porque esté de moda, ni para que aprendan felices, etc. Un poquito de sensatez.

Empieza (el documental) con una procesión como las de antes, con recogimiento y silencio sólo que las personas se afeitan la cabeza en vez de ponerse mantilla y además no van vestidas de domingo ni llevan vírgenes (bajo palio). Este absurdo pensamiento me asaltó nada más empezar, pero vi hasta caras que podrían haber sido.

Sin meterme en honduras, lo que he visto en la película ya lo había visto antes, de pequeña, cuando me lo creía todo porque confiaba en quienes me decían lo que tenía que creer. Sin meterme en qué creo o qué creen los demás, vi en la película similitudes varias, más de las que hubiera imaginado y para poner orden en mi cabeza, sólo por eso, lo escribo aquí.

Por supuesto, no se folla ni aunque leas. Esto, que a priori parece una dificultad, para muchas personas es un alivio. Me lo dijo un monje del Paular en la única conversación que pudimos mantener en cuatro días que estuve allí, otro sitio donde reinan el silencio y el buen aire. Con cierto atractivo a sus 84 años, de joven debió ser un cañón, este monje había sido amigo de mi padre, casualidades de la vida, y eso le dio confianza: “Niña, yo ya no sé si creo o no, pero aquí se está muy bien, aquí no tenemos que arreglar nada ni ocuparnos de nadie”. Tal derroche de sinceridad me emocionó.

En el budista, si te tocan o tocas y tienes pensamientos impuros, ya no eres monja. No te digo nada “si lees”. Esto me suena también. Como suena cada quince minutos una campana que te recuerda que estás aquí y no allí, donde te gustaría realmente estar. Respirando, se te quitan las ganas de estar donde no estás y con quien no estás. Que yo sepa, eso era así hace mucho, antes de los orfidales. Después dejamos de respirar y nos pusimos a correr hacia ninguna parte, pero yo viví con gente (poca, pero como las meigas) que respiraba y no corría aunque jamás se hubieran afeitado la cabeza.

Por supuesto, hay un maestro, varón heterosexual, al que humildemente le ponen la comida por delante. Y el público (también en el cine, hasta la bola) mujeres heterosexuales mayoritariamente. No sale nadie limpiando, lo eché de menos. La casa del cura la limpian las monjas. Aquí no sé si hay reparto de tareas, tiene pinta de que sí, pero algunos no. La jerarquía es la jerarquía. Como dice una famosa inspectora: “El sistema educativo ni es ni puede ser horizontal, porque lo dice la ley. Aquí unos mandan y otros obedecemos”. Pues eso.

Me gusta mucho, eso sí, pero no estoy segura de que se aprenda sólo con Mindfulness, la no implicación en discusiones inútiles, que ahí sí que se construye la paz (por eso yo me apunto). Otros sindicatos espirituales (según Jesús, dominico) se enfrascan en peleas y soberbias que aquí no se ven. La paz como camino, Gandhi says. Mientras uno grita en nombre de Jehová ellos no se alteran. Qué maravilla.

Monjes y monjas cantan, no tienen posesiones y lloran, no se enamoran  y se van de su casa y están años sin ver a su familia si es que la vuelven a ver. Así no salen arrugas. Listos son; decía el maestro que echaba de menos a sus seres queridos pero que si los tuviera cerca igual los tenía que ahuyentar de nuevo. Lo mismo te echo de menos, lo mismo, que antes te echaba de más, que cantaba Kiko Veneno. O mi suegra: “Qué bien cuando vienen los cinco y qué bien cuando se van”. Ya me dirás qué tiene esto de diferente al resto de la gente. Ah sí, que ellos aman a su familia aunque sea desde muy lejos; así cualquiera. Mérito tiene quien se queda a acompañar, respire cada poco o suspire cada menos. Lo otro es liberador, y nada que objetar, pero mérito, mérito… dependerá de cada quien, claro.

Para quienes tengan dudas: se puede empezar a aprender a estar aquí y ahora mientras sigues practicando adicciones, sexo o comes palomitas y bebes coca cola en el cine, viendo esta película: ¿tiene lógica?, se preguntaban algunas personas. Claro que sí. Somos humanos, no diváins. Tanto, que el mensaje “tuve cáncer hace veinte años, empecé a practicar mindfulness… y …” Bueno, esta parte no me gustó. ¿Es bueno practicar de todo cuando caes enfermo? Claro, igual que sano. Lo que no tiene sentido es cambiar la quimio por la meditación, aunque la meditación ayude a estar mejor durante la quimio. Y no sé si todo el mundo lo tiene claro.

Y así, así, salí del cine casi enfadada. Menos mal que practico Mindfulness y me perdono. Resumiendo, muy buena fotografía y la voz cálida y sensual de Benedicto, al que adoro.

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , | 4 comentarios