Confusa, pero he vivido I

Ahora que mi mente y mi alma empiezan a querer otra cosa aunque sin dejar de amar un pelo lo que tanto amo, a quienes tanto amo, no siento nada feo o catastrófico. Quizá el hecho de considerarse a una misma una persona con suerte que está divina (in divine sens) de la muerte, tenga algo que ver con esta paz que siento teñida de cierta nostalgia, que no tristeza, y que también va llena de posibilidades esperando al final del túnel de la #rnmcongadolinio el hastag que nunca quise escribir (os daré unos consejos en otro momento sobre cómo no acabar con un colocón con la excusa de la claustrofobia).

IMG_8201

El cáncer nos toca a todas las personas, a unas con más saña, a otras con menos y siempre toca a quienes te quieren aunque estén sanos. Pero también nos tocó que nos quisieran, que nos regalaran libros, que el aire enredara nuestra melena en algún acantilado frente al mar metiéndose los pelos rubios en los besos morenos, que te dieran un tirón de orejas por besar con lengua dentro de la Catedral, ¡que me dejes, pero si Dios es Amor!, que unos ojos de niño y después otros dos te hayan mirado como si no hubiera en el mundo nadie más importante que tú es una experiencia que da sentido a todo lo demás.

Quizá tuve que nacer para no perdérmelo.  Me tocó haberlos llevado dentro… y no hay mayor placer conocido ni experiencia más científicamente interesante a la par que sublime en este mundo de horror ético y estético. Mereció la pena pertenecer al club del “sexo débil”, ¡ay, que me parto!, solo por haber podido vivirlo.

Y tantas y tantas cosas…

Y nada, ahora que estoy viviendo mejor que nunca, haciendo de mi capa un sayo como es debido y costumbre, según mi madre, trabajando con gente maravillosa que me ayuda a conseguir mejorar lo que es tremendamente difícil mejorar, pues tengo que seguir aprendiendo a no tener miedo, a confiar en los médicos. O a tener miedo y meterlo en el bolso, pero no quedarme quieta.

Y sobre todo, ahora que estoy viviendo mejor que nunca, he dejado de tener miedo a quienes nunca di permiso para meterme miedo. Qué alegría darte cuenta de que no tienes miedo porque ¡eres una pedazo de tía valiente! digo gritándome en la ducha y  porque llevas todas las de ganar, me susurro embutida en la toalla mientras me seco. Y la verdad es que eso ayuda. ¿El qué ayuda? Pues tener cartas buenas en todas las partidas que tengo abiertas.

fullsizeoutput_72aa

He vuelto, como de pequeña, a aprender lo que me apetece aprender. Qué lujo, ¿eh?  Estoy aprendiendo leyes. Cómo usarlas en beneficio del bien. Por ejemplo, aprender a no consentir, dentro de mi pequeña capacidad de acción, que nadie más nunca pueda permitirse el lujo de dañar lo que no es suyo ni de intentar (conseguirlo es otra cosa) dañarme a mí. Pinta pírrico el volumen de mi éxito, pero son intensas las ganas, está todo en orden y puede ser suficiente (aunque fue sobresaliente lo que nos dieron) para un minimundo.

Y suena tonto, quizá lioso, poco claro, pero no lo es.

Creo que me dará tiempo de conseguirlo.

Y entonces vendré aquí y os lo contaré.

 

 

Imagen | Publicado el por | Etiquetado | 3 comentarios

Mi marido no se va

img_3103-1

Mi amiga se llama Marotina y es médica. Hoy hemos estado tomando el té. Hay pocas cosas más sanadoras que dos o más mujeres tomando un té en un marco incomparable de los cientos de miles de millones que existen en el mundo.

De los marcos incomparables hablaremos otro día. Se me viene a la cabeza el último que he visitado: la habitación donde se aloja el mamógrafo espAcial que ve hasta la última microcalcificación y lee sus malas intenciones. Es incomparable, sí. No se me ocurre con qué comparar semejante pellizco.

Pues mi amiga hoy necesitaba hablar, y ha hablado.

Lola, yo me casé para no estar sola. Y porque quería ser madre, también. Tuve varios novios antes, muy pocos porque me casé muy joven. Con todos tuve sexo aunque no amé a ninguno, porque me dijeron que el sexo retiene a los hombres cerca de una. Con todos terminé mal, especialmente con el último. Fue todo tan desesperante que intenté suicidarme con la esperanza de que mis padres por fin se dieran cuenta de que yo estaba allí, en su casa. Pero no sirvió y casi la palmo por nada.img_3859-1

Me fui de casa cuando me di cuenta del todo de que nunca me iban a querer. Al menos no como yo quería que me quisieran. Poco tiempo después conocí a mi marido. Parecía quererme. Y quise que se quedara conmigo, me gustaba sentir su afecto, pero yo nunca le quise a él.

Siempre pensé que, cuando se acabaran las ganas de sexo, porque me dijeron que los hombres suelen cansarse de follar con sus esposas, ¿o será más adecuado decir que se cansan del amor?, de hacerlo… no lo sé… bueno, que cuando se cansara de follarme pues que se iría y yo podría quedarme en casa tranquila, con mis hijos, sin él allí sentado esperando que nos vayamos a dormir para hacer sus cosas del trabajo dice, pero yo sé que me miente y él no sabe que no me importa siempre que no venga a la cama a tocarme.

También me casé para ser normal. Porque yo no era normal pero quería serlo. Mi familia fue muy rara y yo no quería ser como mi familia. Así que me casé con mi marido y lo hice con la esperanza cierta de que duraría poco, que se cansaría de mí porque yo me encargaría de que se cansara, y que se iría más pronto que tarde dejándome vía libre para vivir como realmente quería vivir: sola y con mis hijos. Con esa esperanza, ya lo ves, me casé yo con mi marido.

En alguna cosa tuve acierto y es que después de nacer mi hija pequeña se terminó el sexo… ¡qué liberación! ¡qué tranquilidad! ¡qué bien se está cuando no tienes que cargar con las necesidades del otro! Pero algo no salió bien porque algo salió mal.

Algo salió mal porque hace mucho que mis hijos ya no están.  Algo salió mal porque han pasado 42 años y mis hijos ya no están pero mi marido sí. Allí está con sus libros, sus cosas del trabajo, y el fútbol. Si no lee es porque hay fútbol.

Algo salió mal porque han pasado 42 años y no se ha ido, mi marido sigue estando. 

Una lágrima silenciosa, sin ira, bajó por la mejilla de mi amiga Marotina que la pescó con cropped-sandaliassla lengua y me dedicó una sonrisa triste y salada.

Vete, Marotina, vete tú.

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , , | 1 Comentario

Orgullo de Batman

Estuve tejiendo unas alas. Dos pares. A sabiendas y porque sabía que las iban a necesitar.

Mientras las tejía, veía lejano el día y no pensaba en mañana. Y seguía tejiendo: ve, vuela, corre, coge, salta, escribe, baila, vete, ven, abraza, ama, cásate, no te cases, haz lo que quieras, haz lo que debas, el debe lo pones tú, no los demás, no lo pongo yo.

Llegó julio del 19 más rápido de la cuenta y con más adorno del esperado. Dos en uno. Recuerdo que quería mellizos porque intuía que la trabajera de la crianza sería más rápida aunque fuera más dura. Qué lista he sido siempre.

Qué pronto ha llegado julio del 19. Del kilómetro 6 al 20, el corazón me explota como una bomba de confeti con lágrimas de alegría que riegan La Algaba de paso, que vuelan camino del Hudson y salen de los ojos de la Nuevayó.

Desde Batman al Orgullo, del fútbol a la danza, de las letras al movimiento, las sonrisas más bonitas que jamás se pintaron las he disfrutado yo. Doy mi vida por buena y me declaro una tía con suerte.

Cuánto amor, cuánta vida. 💜💚

Publicado en Camino, Carlos, La buena educación, Uncategorized | Etiquetado , , | 1 Comentario

Fin de curso en una escuela pública

Ha sido un año muy interesante el escolar que termina, para mí.

He podido caminar por las calles sintiendo el odio detrás de mis orejas. Pero no me han temblado las piernas como me temblaban hace un tiempo… no, no me refiero a ese temblar de cuando te vi bajar del coche, aquella vez en la puerta del cementerio [por dios, qué cosa más bonita] sino el otro, el temblar feo del miedo que meten, que no dan, los ignorantes de cualquier día, de cualquier lugar, de cualquier vida y tiempo.

He sentido tantas cosas en unos meses que podría resumir mi estado de ánimo como una sensación de terror, inquietud, sequedad en el paladar, ahogo y un pellizco en la parte izquierda del cerebro y es que cuando un problema viene por derecho, no puedes eludirlo: el iPhone plus no cabe en el clutch pa madrina que he visto en Carolina Herrera, ¿y ahora qué? ¿tengo un problema o no tengo un problema? Iguálamelo.

A veces la vida te pega duro.

(Las manos no son mías, yo no sé hacer eso ;))

 

GIF-2019-06-23-22-42-02

 

Publicado en Click, Escuela, Fin, Iracundia, Mentiras, Vida perra | Etiquetado | 1 Comentario

#PimpinelaEdu

Captura de pantalla 2018-12-01 a las 9.41.51

 

Falseando la verdad, no avanzamos. Cuestionando un derecho laboral docente… como si yo fuera ministra o algo. No, yo no hago eso. Yo lo perfilo, lo quiero bonito.

Soy maestra de Matemáticas, Infantil y Primaria, por ese orden, según han ido cambiando Órdenes, a lo largo de mis 34 años cumplidos de docencia. Eventualmente y por una serie de serendipias en defensa propia, estoy en el 5º año de función directiva que, en la escuela pública se asemeja más a un cubo que recoge la basura ajena, o a una gestora de miseria que a una directiva con personalidad, ideas claras, carácter emprendedor y profesional, que es lo que podría ser si me dejaran. Pero no me dejan. Ni por arriba, ni por abajo.

El alumnado tiene derecho a que cada dos por tres, como suele, no le falte de comer. No es un trabajo como otros. Ni este, ni los sanitarios. ¿Por qué no hay más debates en Twitter sobre albañilería? ¿O sobre los torneros y torneras fresadores? Porque NO es igual.

¿En contra de todos esos derechos? No, faltaría más. De hecho, no entiendo que los sindicatos de la hora lectiva hayan permitido que nos roben los pocos que teníamos como la formación gratis en la Universidad, por ejemplo. Yo no sentí el pataleo y es de los que más me ha cabreado junto con las ratios, el beneficio constante a la escuela privada y otros que no me quiero acordar.

  • Derecho a ir a votar en horario lectivo: ¿qué suma eso a ir a votar en horario laboral no lectivo? ¿le da más peso al voto? ¿es más cool? ¿es necesario? No sólo perjudica al alumnado, también a los demás docentes del centro y personal no docente. Son 800, ¿nos vamos todas? No, por eso la directora organiza, pero lo ve mal, impropio, inadecuado, poco estiloso. Eso es lo que siento como contribuyenta.
  • Derecho a jornadas de formación fuera del centro. ¿Y por qué no igual pero dentro? En primaria no podemos, las cinco horas son a destajo. ¿A costa de quién es? ¿Por qué no se firma este derecho obligando a la Administración a cubrir este horario? NO está cubierto. En el supuesto caso de que haya un CAR, si el CAR sustituye o los que tienen huecos sustituyen, deben abandonar a esos que dicen cada año en Inspección y en los estudios que tanto nos cabrean, que no debemos abandonar. El sindicato consigue que yo pueda salir a formarme cuatro días, pero se le olvida exigir que esos cuatro días nadie pierda porque yo me voy.
  • Derecho a irte el 27 de junio en vez del 30. Puedo decir que no como directora, pero si lo hago las consecuencias son imprevisibles y nada buenas. El sindicato olvidó algo aquí… ¿Qué tal un horario más sensato a lo largo del año para poder trabajar en las mejores condiciones? A dos días de dos meses de vacaciones, consiguen dos días más de asuntos propios y el único tiempo que hay tranquilo para informes, formación compartida, conversación pedagógica o café de ideas, se acabó. No me resulta elegante.
  • Derecho a que interinidad sea igual que haber pasado el filtro opositor en vez de pedir una carrera docente decente donde se pueda elegir de verdad a las y los mejores y los truños puedan ser obligados a cambiar o simplemente, despedidos porque no funcionan. El daño que un mal docente puede hacer a una escuela y al alumnado (menores indefensos) que le toque impide que este trabajo pueda ser considerado un trabajo más. Pero los sindicatos sólo quieren meter gente, sin fijarse en qué gente metemos ni cómo.
  • Derecho a unas condiciones laborales dignas. ¿Y esas ratios? ¿Y ese frío y ese calor? (en mi colegio ni frío ni calor, es de lujo por el contexto, ¿y los demás?).
  • What about el personal no docente? ¿Alguien se ha fijado en ellas: monitoras, limpiadoras, ocasionalmente limpiadores y monitores? ¿No? Ahm… ¿no es tu responsabilidad?

Podría seguir pero tengo trabajo. Si los sindicatos fueran los RRMM, les pediría:

  • más y mejores profesionales en la escuela pública,
  • conseguir que la privada NO siga financiándose doble y engordando a costa de la pública,
  • menos permisividad con la Administración, que se ve desde fuera,
  • menos alimentar a la docencia endeble para ganar adeptos,
  • no comprar merchandáising electoral, donar el dinero a los centros con amianto y muros que se caen,
  • conseguir un cuerpo docente único en educación obligatoria, con profesionales que hayan estudiado para ser docentes y no ingenieros de caminos o cuidadoras (suena fuerte, lo sé).
  • conseguir un horario para todo el año con posibilidad de formación en el centro y poder siquiera hablar con el de la clase de al lado en horario lectivo; igual que pa votar, pero pa mejorar
  • no me acuerdo ahora y tengo prisa, ya seguiré.

La Dirección de un centro es el único personal docente de los centros que es evaluado anualmente y no nos pasa nada. Hablas de evaluar docentes en Twitter y te llueven dardos. El sindicato amigo, antes de que hayas hecho algo mal, te echa encima a “los compañeros” para que exijan disfrutar de una hora sin alumnado (a eso suena, aunque no sea, ¿o será? …  no creo …). Afortunadamente, la mayoría no es lo que dicen que somos, pero los sindicatos necesitan un curso intensivo de Mindfulness, de estarse quietos (pero poco) y revisar lo que hacen, porque EN MI OPINIÓN y la de mucha docencia más, están haciendo el canelo. De los detalles hablaré una vez jubilada, si la salud acompaña.

Hay algo tóxico que no deja que el sistema educativo se sanee, que entre aire fresco, que salgamos del bucle, que se vayan los que no sepan o no quieran, o que los echemos, y que nos podamos dedicar de una jodida vez a lo que hemos venido a hacer: aprender a enseñar aprendiendo.

Y aquí, el origen de la conversación.

(Eso sí, ni el trabajo, ni la gente, ni mi vida, acabarán jamás con mis ganas, mi ironía y mi risa; el día que eso ocurra, tengo maneras de irme sin que se note).

Más palique sobre el tema.

Y la entrada de Jordi completa, que aunque me llame pro al final, me toca las palmas al empezar.

 

Publicado en Escuela, Glamour, La buena educación, Uncategorized | Etiquetado , , | 5 comentarios

De Novadors 2011 a EABE 2019

Una de las cosas que pueden salvar situaciones y personas es la historia. Y los papeles. Los papeles sirven, ya lo creo que sirven, díselo a Bárcenas si no.

Pero no quería yo hablar de aversiones personales, sino de la escuela pública andaluza que debemos elevar, y no precisamente a los altares.

Ya en 2011 decíamos (y me aplaudían algunos mismos que hoy me darían una colleja):

 

Y ya está. Manipular señoras de 59 no siempre es el deporte fácil que algunos y algunas creen que saben practicar. Manipular a la gente con el dinero de todos y en la nefasta situación en que nos encontramos, requiere de una conversación más larga y sentada. Y es una conversación que incluye al profesorado que dice “los pido porque si no, se lo gastarán en otra cosa o me lo robarán para sus lujos”. Ese bicho está alimentado por todos y hay que matarlo.

Nunca existieron gurusas ni guruses en los primeros años del EABE. Lo que había era gente muy potente en las redes cuando no había ni gente en las redes, ni premios al mejor soplagaitas. Y muchas maestras y maestros se negaban a escribir en Séneca mientras otros echábamos el resto en nuestras casas, cada quien porque quería y con los objetivos particulares propios, nada relacionados con el guruseodelux de ahora, que es trepa y con enfoque económico e individualista, justo lo que la escuela pública andaluza NO necesita. Que yo sepa hacer palmas con las orejas no debe tener premio, sino difusión fácil y con apoyo institucional como buena práctica. Lo demás, es pan y circo.

Se me ocurre ahora que más que premiar ocurrencias podrían penalizar despropósitos, bajaría el paro en la docencia de infantil, primaria, secundaria e Inspección, y nuestros niños y niñas estarían mejor.

Este último EABE hemos disfrutado de la presencia de Doña Sonia Gaya, y digo disfrutado porque nunca antes había venido nadie tan importante a escucharnos desde la Administración, con el valor añadido de que ella sabía de qué hablábamos, y estuvo participando, contestando a todo con criterio y base. Y como según es mi costumbre llegué la útima, la silla libre que quedaba era la más mejor en ese momento: a su lado. Agradecida por la escucha en ese momento y posteriores.

Con respecto a lo hablado en Granada y en diversos mentideros que incluyen repetidamente el porche de mi casa, la intervención desde CEP o Consejería se limitaba siempre a poner dinero, espacios y algún disgusto que otro por miedo, desconocimiento, o exceso de control. Personalmente, todo eso me sobró siempre, pero me daba que pensar que, si necesitábamos tanta tarea es porque teníamos algo que decir (y seguimos sin decirlo) que podría no gustar. Tanto docencia como Administración educativa funcionamos mal con los errores. Los tenemos en el mismo estante, con la muerte: sólo se mueren los demás.

Pero la visita de la consejera al EABE de Málaga dio lugar a un debate más que enriquecedor del que no se publicó audio, pero existe. Y en todos los EABE, en este con ella también, más otro miniEABE aljarafeño que disfrutamos hace pocos días, han salido temas sobre los que se dijeron A y ahora se dicen a chica o incluso B. Yo sé que sola no estará y que sus decisiones estarán tuneadas por equipos de ayuda y eso. Y todo, todo, muy bien. Estamos en elecciones, pero a mí me dejáis que opine lo que quiera, que para eso está el concurso de debates, para practicar.

En Granada, en el #OpenZero, se habló de nuevo de la certificación del EABE , de que pretendía ser un grupo libre, abierto y sin jefes, y que sin embargo y por ejemplo, terminamos en Úbeda siendo certificados por una entidad privada y con mucho sufrimiento de los organizadores, que la Administración no les quiso evitar. Y se habló de compromiso, de menos hablar y más hacer, sobre todo cuando haya que acarrear paquetes el día de autos. Y Jochimet escribió un comunicado, y…

Pero el EABE no pelea contra la Administración ni contra la Consejería como algunos afines quieren hacer creer para quedárselo.
El EABE lo único que tiene con la Consejería (hasta ahora, aunque me temo que con la ayuda del vecino, mi padre se llevará el cochino) son ganas de compartir, de colaborar, de contarles lo que no funciona y, llegado el caso, el EABE debe tener la libertad, autonomía y distancia suficiente con la Consejería para poder decir con total tranquilidad: ¿pero cómo libros en Infantil si queríamos quitar los de primaria?, sin que eso suponga ser castigada por contestona quien lo diga, ni salgan defensores como setas de una consejera que, por fin, no los necesita porque sabe ella solita. Ni el vídeo (no entiendo la mezcla de temas en el blog de un ex-eabero) que circula por las redes, donde la consejera habla de los materiales y los libros de texto,  aclara lo que es necesario aclarar desde hace mil: ¿la Consejería obliga como debe a sus docentes a trabajar en base a la normativa? Sí. ¿Entonces por qué paga material no necesario dándole a ojos del mundo la categoría de “guía docente”, y obviando el resto de necesidades no pagándolas como monitores para alumnado que no tiene autonomía para caminar, aulas especiales con exceso de alumnado, el refuerzo sin docentes que lo puedan llevar a cabo, etc.?

Si el EABE finalmente termina siendo de la Consejería, ¿para qué queremos el EABE si ya tenemos los CEP y la Consejería? He leído que hay que “repensar” el EABE haciendo borrón y cuenta nueva e inevitablemente, se me viene a la cabeza el repensar la primaria que (a mi modo de ver, tan legítimo como el de cualquiera, si es que nos queda talante democrático) ha sido una pérdida de tiempo y una oportunidad perdida de cambiar cosas para esta consejera, diferente a mejor, que tenemos; si de ahí colijo los cambios producidos por el repensamiento, no creo que repensar el eabe vaya a cambiar el eabe; el EABE cambiará solo porque lo cambiará la gente que va, la antigua y la nueva, poco cambia quien no va, y poco ayuda quien lo usa para asuntos personales, tergiversando información que sólo puede conocer por los típicos dimes y diretes, que son como información homeopática.

Yo pedí que no se certificara, para evitar que se convierta en más de lo mismo y pierda su identidad. Si antes no se necesitaba, ¿por qué ahora sí? Las actividades del viernes (para los que van a dichas actividades, que la mayoría pasamos la tarde saludando) siempre son aceleradas y evaluadas menos positivamente. Y para evitar que vaya la gente por el punto y por el certificado, con permiso de un día sin colegio included, es tan fácil como cambiarlo al sábado y a la mañana del domingo, teniendo el viernes por la tarde para viajar. No se pueden ir cuatro personas de un colegio el viernes por la mañana al EABE y seguir fomentando que mis derechos laborales son en detrimento de los de mi alumnado y el colegio. Esto ocurre cada día más, por cierto, con el incremento de programas y planes que no suelen llegar a casi nada y a casi nadie.

Los bolígrafos y las carpetas de EABEs-CEP últimos son un símbolo, además de un gasto tonto (sumando bolis salen maestros), como tenemos miles (sumando libros de texto salen maestros y maestras suficientes para cubrir la inclusión de calidad que necesitamos). Decir eso es imprescindible decirlo aunque te bloqueen, te lapiden, no te lleven de paseo, no salgas en la foto o te manden a galeras a remar.

Sed valientes y respetuosos. Hay que decirlo porque pasan los años y pasan los nenes… y no deben seguir pasando esos nenes y nenas sin pena ni gloria por la escuela pública andaluza. Antes teníamos la excusa del punto de partida; ahora toca pisar el acelerador, ser valientes y llegar adonde nos merecemos llegar. Y que sea prontito, pa mis nietos.

Y un poquito de nostalgia.

Publicado en Amigos, Amor del bueno, Escuela, La buena educación, Mentiras, TICs, Twitter, Uncategorized | Etiquetado , | 2 comentarios

Porque ya me he perdonado…

…puedo perdonarte a ti.

Para Javier, el padre de mis hijos, muy especialmente. A mis hijos especialmente. A mis amigos verdaderos con amor y a los que alguna vez fueron especiales por un tiempo.

Y no, no he dejado de ser feminista. Porque lo soy cada vez más y mejor, puedo permitirme el lujo de vivir cada día más en paz porque ya no necesito fingir calma, interés en cosas que no me interesan, orgasmos, ser más guapa, más lista o más joven de lo que soy, pero sobre todo ya no tengo que fingir arrobamiento descerebrado porque no me da ningún miedo que te vayas, porque yo estoy conmigo y todo lo demás son regalos y puntos extra que disfruto con intensidad.

Va por ellos pero sobre todo, va por mí.

A mis amigas, las que comprenden y sienten lo que aquí se dice y me han mandado el vídeo, y a las que todavía no lo puedan comprender y, de hecho, les cabree. Tranquilidad, no se ganó Zamora en una hora, ni aunque allí lo hagan dos años antes.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario