McQ, quince

El mérito verdadero no es ser joven. Ser joven lo es casi todo el mundo alguna vez, si tiene suerte. Ser joven y feliz una lotería.

Ser mayor, llegar a viejos, eso ya es un trabajo, eso sí es un mérito. Tiene mucho mérito no rendirse. Hay que aguantar, resistir, aprender a perder, aprender humildad, aprender a palos. Esquivar, crecer, invertir, arriesgar y a veces, esconderte un tiempo y volver a salir para seguir aprendiendo.

Y con más dolor que trabajo, llega un momento en que caes en la cuenta de que además de llegar, has aprendido a amar.

Te quiero.

 

 

 

Acerca de lolaurbano

About me... eso digo yo...
Esta entrada fue publicada en Amor del bueno, Uncategorized y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s