De Novadors 2011 a EABE 2019

Una de las cosas que pueden salvar situaciones y personas es la historia. Y los papeles. Los papeles sirven, ya lo creo que sirven, díselo a Bárcenas si no.

Pero no quería yo hablar de aversiones personales, sino de la escuela pública andaluza que debemos elevar, y no precisamente a los altares.

Ya en 2011 decíamos (y me aplaudían algunos mismos que hoy me darían una colleja):

 

Y ya está. Manipular señoras de 59 no siempre es el deporte fácil que algunos y algunas creen que saben practicar. Manipular a la gente con el dinero de todos y en la nefasta situación en que nos encontramos, requiere de una conversación más larga y sentada. Y es una conversación que incluye al profesorado que dice “los pido porque si no, se lo gastarán en otra cosa o me lo robarán para sus lujos”. Ese bicho está alimentado por todos y hay que matarlo.

Nunca existieron gurusas ni guruses en los primeros años del EABE. Lo que había era gente muy potente en las redes cuando no había ni gente en las redes, ni premios al mejor soplagaitas. Y muchas maestras y maestros se negaban a escribir en Séneca mientras otros echábamos el resto en nuestras casas, cada quien porque quería y con los objetivos particulares propios, nada relacionados con el guruseodelux de ahora, que es trepa y con enfoque económico e individualista, justo lo que la escuela pública andaluza NO necesita. Que yo sepa hacer palmas con las orejas no debe tener premio, sino difusión fácil y con apoyo institucional como buena práctica. Lo demás, es pan y circo.

Se me ocurre ahora que más que premiar ocurrencias podrían penalizar despropósitos, bajaría el paro en la docencia de infantil, primaria, secundaria e Inspección, y nuestros niños y niñas estarían mejor.

Este último EABE hemos disfrutado de la presencia de Doña Sonia Gaya, y digo disfrutado porque nunca antes había venido nadie tan importante a escucharnos desde la Administración, con el valor añadido de que ella sabía de qué hablábamos, y estuvo participando, contestando a todo con criterio y base. Y como según es mi costumbre llegué la útima, la silla libre que quedaba era la más mejor en ese momento: a su lado. Agradecida por la escucha en ese momento y posteriores.

Con respecto a lo hablado en Granada y en diversos mentideros que incluyen repetidamente el porche de mi casa, la intervención desde CEP o Consejería se limitaba siempre a poner dinero, espacios y algún disgusto que otro por miedo, desconocimiento, o exceso de control. Personalmente, todo eso me sobró siempre, pero me daba que pensar que, si necesitábamos tanta tarea es porque teníamos algo que decir (y seguimos sin decirlo) que podría no gustar. Tanto docencia como Administración educativa funcionamos mal con los errores. Los tenemos en el mismo estante, con la muerte: sólo se mueren los demás.

Pero la visita de la consejera al EABE de Málaga dio lugar a un debate más que enriquecedor del que no se publicó audio, pero existe. Y en todos los EABE, en este con ella también, más otro miniEABE aljarafeño que disfrutamos hace pocos días, han salido temas sobre los que se dijeron A y ahora se dicen a chica o incluso B. Yo sé que sola no estará y que sus decisiones estarán tuneadas por equipos de ayuda y eso. Y todo, todo, muy bien. Estamos en elecciones, pero a mí me dejáis que opine lo que quiera, que para eso está el concurso de debates, para practicar.

En Granada, en el #OpenZero, se habló de nuevo de la certificación del EABE , de que pretendía ser un grupo libre, abierto y sin jefes, y que sin embargo y por ejemplo, terminamos en Úbeda siendo certificados por una entidad privada y con mucho sufrimiento de los organizadores, que la Administración no les quiso evitar. Y se habló de compromiso, de menos hablar y más hacer, sobre todo cuando haya que acarrear paquetes el día de autos. Y Jochimet escribió un comunicado, y…

Pero el EABE no pelea contra la Administración ni contra la Consejería como algunos afines quieren hacer creer para quedárselo.
El EABE lo único que tiene con la Consejería (hasta ahora, aunque me temo que con la ayuda del vecino, mi padre se llevará el cochino) son ganas de compartir, de colaborar, de contarles lo que no funciona y, llegado el caso, el EABE debe tener la libertad, autonomía y distancia suficiente con la Consejería para poder decir con total tranquilidad: ¿pero cómo libros en Infantil si queríamos quitar los de primaria?, sin que eso suponga ser castigada por contestona quien lo diga, ni salgan defensores como setas de una consejera que, por fin, no los necesita porque sabe ella solita. Ni el vídeo (no entiendo la mezcla de temas en el blog de un ex-eabero) que circula por las redes, donde la consejera habla de los materiales y los libros de texto,  aclara lo que es necesario aclarar desde hace mil: ¿la Consejería obliga como debe a sus docentes a trabajar en base a la normativa? Sí. ¿Entonces por qué paga material no necesario dándole a ojos del mundo la categoría de “guía docente”, y obviando el resto de necesidades no pagándolas como monitores para alumnado que no tiene autonomía para caminar, aulas especiales con exceso de alumnado, el refuerzo sin docentes que lo puedan llevar a cabo, etc.?

Si el EABE finalmente termina siendo de la Consejería, ¿para qué queremos el EABE si ya tenemos los CEP y la Consejería? He leído que hay que “repensar” el EABE haciendo borrón y cuenta nueva e inevitablemente, se me viene a la cabeza el repensar la primaria que (a mi modo de ver, tan legítimo como el de cualquiera, si es que nos queda talante democrático) ha sido una pérdida de tiempo y una oportunidad perdida de cambiar cosas para esta consejera, diferente a mejor, que tenemos; si de ahí colijo los cambios producidos por el repensamiento, no creo que repensar el eabe vaya a cambiar el eabe; el EABE cambiará solo porque lo cambiará la gente que va, la antigua y la nueva, poco cambia quien no va, y poco ayuda quien lo usa para asuntos personales, tergiversando información que sólo puede conocer por los típicos dimes y diretes, que son como información homeopática.

Yo pedí que no se certificara, para evitar que se convierta en más de lo mismo y pierda su identidad. Si antes no se necesitaba, ¿por qué ahora sí? Las actividades del viernes (para los que van a dichas actividades, que la mayoría pasamos la tarde saludando) siempre son aceleradas y evaluadas menos positivamente. Y para evitar que vaya la gente por el punto y por el certificado, con permiso de un día sin colegio included, es tan fácil como cambiarlo al sábado y a la mañana del domingo, teniendo el viernes por la tarde para viajar. No se pueden ir cuatro personas de un colegio el viernes por la mañana al EABE y seguir fomentando que mis derechos laborales son en detrimento de los de mi alumnado y el colegio. Esto ocurre cada día más, por cierto, con el incremento de programas y planes que no suelen llegar a casi nada y a casi nadie.

Los bolígrafos y las carpetas de EABEs-CEP últimos son un símbolo, además de un gasto tonto (sumando bolis salen maestros), como tenemos miles (sumando libros de texto salen maestros y maestras suficientes para cubrir la inclusión de calidad que necesitamos). Decir eso es imprescindible decirlo aunque te bloqueen, te lapiden, no te lleven de paseo, no salgas en la foto o te manden a galeras a remar.

Sed valientes y respetuosos. Hay que decirlo porque pasan los años y pasan los nenes… y no deben seguir pasando esos nenes y nenas sin pena ni gloria por la escuela pública andaluza. Antes teníamos la excusa del punto de partida; ahora toca pisar el acelerador, ser valientes y llegar adonde nos merecemos llegar. Y que sea prontito, pa mis nietos.

Y un poquito de nostalgia.

Anuncios

Acerca de lolaurbano

About me... eso digo yo...
Esta entrada fue publicada en Amigos, Amor del bueno, Escuela, La buena educación, Mentiras, TICs, Twitter, Uncategorized y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a De Novadors 2011 a EABE 2019

  1. Jon Bustillo dijo:

    Cuánto me recuerda a otros edusaraos que han pasado a productos de marketing. Yo tb me apunto al grupo de los nostálgicos …. pero acompañado por la sombra de una duda, ¿Cambiaron los edusaraos, o hemos cambiado las personas que hemos ido a esos saraos? Quizás las agrupaciones docentes funcionan como la segunda ley de la termodinámica …. a ritmo de entropía !!!
    Voy haciendo la maleta para las galeras !!!

  2. Mamen dijo:

    No sé cómo está siendo la marea que mueve las aguas en Andalucía, pero sí siento que nada es como antes. Recuerdo ese Novadors, mi primer edusarao, descubrir otra realidad, un sí se puede y se debe.
    No he podido ir a ningún EABE por diversas causas, pero siempre me pareció que en él ondeaban banderas de libertad, organización horizontal y mucho amor por el alumnado, y por lo tanto, por la PROFESIÓN docente.

    Malos tiempos para la lírica, decía la canción. Malos tiempos también para los encuentros de docentes con ganas de cambiar el aula, lo que viene siendo, ganas de cambiar el mundo.

    Yo también creo que se tiene que decir, se debe decir.

    No sé hacia dónde vamos. A día de hoy yo con criar dos hijos, y sobrevivir a una secundaria altamente segregadora tengo más que de sobra. Sí sé dónde estuve algún día.

    Gusto leerte Lola. Como siempre.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s